Beneficios del Yoga para el cuerpo y la mente

Estamos constantemente rodeados de estímulos, actuamos con prisas y formamos parte de una sociedad donde predomina un estado de tensión continuo. La idea puede parecer un poco agresiva, pero es real.
Pero… ¿qué pasaría si de repente te detuvieras y empezaras a hacer las cosas de una forma más pausada? Parando, sintiendo y avanzando desde lo más profundo de tu ser.

El Yoga, te invita precisamente a esto: a viajar hacia tu interior para empezar a actuar de forma consciente, aprendiendo a desprenderte de cualquier hiperactividad y escuchándote un poco más a ti mismo/a. Encontrar una forma de libertad que te permita descubrir qué es lo que realmente necesitas, qué te pide el cuerpo y qué te está intentando decir el alma.

Bien lo dice un proverbio chino: la tensión es quién crees que debes ser, pero la calma es quién eres. Así pues, hoy estoy escribiendo esto para ayudarte a conocer más sobre esta preciosa y necesaria filosofía de vida.

Historia del Yoga (cultura general) – ¿Qué es el Yoga?

En los Yoga Sutras de Patanjali (texto fundamental de la disciplina del Yoga), se define esta filosofía como el control de las fluctuaciones de la mente. Patanjali, era un maestro indio que escribió sobre el sistema completo del Yoga en los sutras hace más de 5.000 años.

Si quieres saber más, te aconsejo leer el libro (un capítulo por día, para digerir bien toda la información que estás recibiendo): Yoga Sutras of Patanjali.

Podríamos describir el Yoga de mil formas distintas, pero siempre hacia una misma dirección: es la forma de silenciar el movimiento de la mente. Esto no significa que debamos dejar la mente en blanco y vacía. La mente, está siempre en constante actividad (por naturaleza), así que más que intentar pararla, debemos procurar reducir la cantidad de pensamientos que la compone.

El Yoga no es ninguna religión, ni tampoco un deporte, sino un estilo de yoga: cuando logramos silenciar el ruido de la mente, podemos respirar nuestra esencia, nuestra parte más noble y sincera. En sánscrito, es lo que se conoce como Atman. Entonces, aquí estamos hablando de cultivar una consciencia observadora y contemplativa de la unión “cuerpo-mente- espíritu”. Por eso la experiencia del Yoga se resume en: unión. Esa es, en efecto, su traducción del sánscrito: juntar o enlazar.

Hago una pequeña pausa para recomendarte otro libro: La Luz del Yoga – BKS Iyengar.
Y sigo. Para entender esta filosofía de modo fácil y práctico os dejo escrito lo que decía Swami Vishnu-Devananda en uno de sus textos: “el cuerpo humano es como un coche. Cualquier automóvil (sea un Rolls Royce o un cacharro viejo), necesita 5 cosas para funcionar: lubricación, un sistema de refrigeración, corriente eléctrica, combustible y un conductor. En el Yoga, las posturas lubrican el cuerpo y conservan los músculos/articulaciones, tonifican los órganos internos y estimulan la circulación. La relajación completa refresca el cuerpo, en tanto que el Pranayama (o la respiración yóguica) aumenta el prana (la energía vital) que sería la corriente eléctrica. Los alimentos, el agua y el aire que respiramos nos dan el combustible. Finalmente, la meditación aquieta la mente, el conductor del cuerpo.

Meditando, aprendemos a controlar y en última instancia, a trascender el cuerpo, que es nuestro “vehículo físico”.

Los principios del yoga

La parte física del Yoga o lo que la mayoría de la gente entiende como “Yoga en sí”, es solamente una pequeña parte de un iceberg enorme. Hoy no vamos a centrarnos en los pasos ni los caminos del Yoga, pero sí que aprovecharé para centrarnos en algunos de los principios más importantes del yoga.

1. Asana o postura: el Yoga te ayuda a entrenar tu cuerpo, estar en contacto con él y cuidarlo. Existen una serie de posturas físicas que van a fortalecer tu cuerpo, pero también debes saber que existen la meditación y la respiración. Estos tres elementos convierten la “parte física” en una herramienta útil para empezar tu transformación (tanto a nivel físico como mental), ya que prestarás atención a tu respiración estando presente en cada Asana (postura).

Con estas posturas, la condición funcional de todos tus sistemas mejorará, trabajarás la flexibilidad de las articulaciones y tonificarás/estirarás todos tus músculos. Así mismo, con el paso del tiempo, han ido apareciendo muchísimos estilos de Yoga diferentes, por lo que va a ser más fácil para ti ir probando hasta encontrar uno que te haga vibrar. Los hay más tranquilos, restaurativos y espirituales, mientras que puedes encontrar otros tipos más energéticos y dinámicos.

Cada estilo tiene su ritmo igual como tú te pones tus límites. Lo importante es que puedas llegar a fluir con la respiración sin quedarte solamente con el “simple ejercicio físico”.

2. Meditación y pensamiento positivo: la idea es purificar la mente y alejarla del sinfín de pensamientos que la atormentan día a día. Esto sólo es posible con la observación, sin juzgarte ni auto exigirte. Se trata de contemplar el proceso y abrazarlo. Siempre desde el amor. Párate, observa y respira. Verás qué sucede y con esto tendrás suficiente.

Es cierto que si las cosas no salen como habías planeado, a menudo aparece la aversión. Pero… ¿y si piensas un momento en que nunca vas a tener el control sobre todo? Quizás reflexionando un momento te das cuenta de que cualquier pensamiento negativo sólo aumentará la ira, la apatía o cualquier emoción no positiva. Cuando aceptes lo que te va sucediendo en la vida y dejes ir las emociones y los pensamientos que te hacen prisionero/a, empezarás a fluir y evolucionar.

3. Respiración: con la intención de hacer fluir la energía vital por todo tu cuerpo, garantizando que los niveles de oxígeno sean óptimos. Debes mantener siempre una respiración consciente sin exhalar por la boca. Al principio, puede que te cueste exhalar por la nariz, pero pronto empezarás a hacerlo de forma natural. Más profunda es tu respiración, más energía recoges. Piensa en ello.

4. Relajación: consciencia del momento presente. Estado de plenitud y concentración en una única realidad verdadera, tu esencia. Todo pasa y todo llega. Debes mantener una actitud observadora, lenta y calmada. Aceptando bien hasta dónde tu cuerpo y mente te permiten llegar. En ningún caso te va a servir apegarte a tu práctica ni forzarte hasta fatigarte.

5. El yoga no es una competición: antes de nada, debes saber que el Yoga no es un deporte, por lo que el hecho de competir no existe. Se trata de aceptar tu estado físico y mental sin tener que llegar a ningún lado, solamente “estar” en la postura y sentir la respiración sin ningún juicio. El fin no es la flexibilidad o la fuerza que consigas desarrollar, si no que va mucho más allá. Cultivar la paciencia será lo primero que deberás hacer. Recuerda… mente flexible, cuerpo flexible

6. Alimentación saludable: para mantener tu cuerpo fuerte y flexible y a medida que vayas practicando tu cuerpo empezará a pedirte que lo cuides más y más. Si al final la alimentación es la gasolina que mueve tu motor, vas a necesitar que sea de calidad. Eso te llevará a mantener tu cuerpo ligero y libre de toxinas. Al final, tú escoges como nutres tu cuerpo y tu espíritu.

Beneficios del yoga para la salud.

Los beneficios de practicar yoga son muchos, tanto para el cuerpo como para la mente y puedes empezar a notarlos desde las primeras clases. La continuidad de tu práctica hará que sean duraderos en el tiempo.

Beneficios del yoga a nivel físico

1. Tonifica y fortalece el cuerpo: a través de las posturas (sea el estilo que sea que practiques) el Yoga te ayudará a fortalecer todos los músculos de tu cuerpo.

2. Desarrollo de distintos factores físicos: a parte de desarrollar la consciencia corporal, tu capacidad de resistencia y flexibilidad aumentarán, permitiéndote una conducción adecuada de tu energía.

3. Mejora de la salud desde un punto de vista general: te ayuda a equilibrar y estimular las funciones de tus órganos internos, facilitándote la digestión, mejorando la tensión y favoreciendo el sueño. Incluso si practicas Yoga Restaurativo, vas a hacerlo precisamente con la intención de aliviar o eliminar tensiones físicas y emocionales o corregir ciertos errores de postura.

4. Fortalece la columna vertebral: todos los nervios del cuerpo se ramifican desde la columna vertebral, conectando los distintos órganos y sistemas, con el cerebro. Si sientes que tu columna está rígida, los impulsos nerviosos raramente van a poder fluir con libertad y por lo tanto, tus órganos se van a volver más débiles. En cambio, si tu columna está sana y flexible, los nervios permanecerán fuertes.

5. Aumenta la flexibilidad: ayuda a aumentar la elasticidad de los tejidos conectivos (las células que unen tus fibras musculares).

6. Mejora el sistema inmunológico: si al hecho de estirar y contraer los músculos, le sumamos el movimiento de los órganos, obtendrás una mejora de tu sistema linfático, pudiendo eliminar las toxinas de tu cuerpo y luchar contra cualquier infección con facilidad.

7. Mejora la postura: el yoga, te ayudará a mejorar la fuerza de los músculos de tu espalda, lo que te va a permitir mantener una posición saludable para cualquier movimiento que hagas en tu vida cotidiana.

8. Fortalece tus huesos: gracias a las diferentes posturas y movimientos, logras más flexibilidad y movilidad articular.

9. Sensación de ligereza: agilizar tu mente, hará que notes tu cuerpo mucho menos pesado, lo que te va a llevar a poder combatir el estrés encontrando tus espacios de calma internos.

10. Corazón sano: el hecho de reducir la presión arterial y ralentizar la frecuencia cardíaca, protegerás tu corazón manteniéndolo sano.

11. Mejora de la capacidad pulmonar: aumentará gracias a los ejercicios y técnicas de respiración con las que aprenderás a llevar cada vez más, la atención hacia tu energía vital.

En general, el yoga juega un papel muy importante en el campo de la salud: practicarlo a diario y vivir con él, puede ayudarte a prevenir artritis, artrosis, miocardio, asma, bronquitis, lumbago, estreñimiento, desórdenes psicológicos, ansiedades, etc.

Beneficios del yoga a nivel mental y emocional.

Debes pensar que esta disciplina está contigo también a nivel emocional. No todo es físico y mente. Con el trabajo hacia la búsqueda del armonía psíquica, te permitirás resolver todos tus conflictos internos. Sin prisa, escuchando y atendiendo al corazón. Veamos cuáles son los beneficios del yoga para la mente y el alma:

1. Desarrollo de la concentración: no se trata de querer controlar la mente, sino de establecer con ella, una relación sana. “La atención se dirige a donde va la intención”, piensa en ello, cierra los ojos, mantente en silencio y trata de alejar tus pensamientos/preocupaciones. Te sorprenderás.

2. Sueño de calidad: no es tanto la cantidad de horas, sino la calidad de este sueño. Prácticas como el Yoga Nidra, te ayudarán a dormir mejor, pero en general y con cualquier tipo de yoga, notarás enseguida que si tu mente está tranquila, tu sueño estará tranquilo y en equilibrio.

3. Menos estrés / ansiedad: este es un motivo por el cual mucha gente empieza a practicar yoga. Esta disciplina te puede ayudar a disminuir tus niveles de estrés ya que, el hecho de estar viviendo el momento consciente sin llenar tu cabeza de futuros y pasados inexistentes, calmará tu ansiedad.

4. Mejora de la memoria: con el yoga no solo aumenta tu capacidad de concentración, sino también la activación consciente de tu cerebro.

5. Equilibrio cuerpo – mente: típico y tópico, pero muy real. Detenerte, escucharte y dedicarte un tiempo a ti, te va a llevar a un estado de paz equilibrado, logrando encontrar tu esencia más pura y tranquila.

6. Buen humor: practicando de forma regular, empezarás a sentir como se generan hormonas que te hacen sentir bien. El hecho de mover energía de constantemente y hacerlo de forma positiva, hará que conozcas tu mejor versión.

7. Autoconocimento: y para mí, el mejor de los beneficios de esta práctica milenaria. Llegar a descubrirse en distintos niveles es algo mágico. Abrazando el proceso y aceptando cada una de tus realidades y actitudes. Saldrán partes de ti que ni sabías que existían y aprenderás a alejar el ego a medida que tu sentido de nobleza y humildad aumentan.

8. Fuerza de voluntad y optimismo: estos dos aspectos, valen oro. El desarrollo de la fuerza de voluntad conlleva a la superación de muchas situaciones que antes de haber empezado con la práctica, te hubieran resultado imposibles.

El optimismo nace del cambio de tu mente y lo ilumina todo. Te da la fuerza que necesitas para dirigir la energía hacia donde realmente debes y sientes. El yoga en sí, te hace ver la vida desde una perspectiva diferente.

9. Paz mental a partir de la meditación: cuanto más practiques meditación, más fácil te resultará desarrollar tu potencial intelectual, ya que tu mente estará más activa. Además, tu mente logrará descansar de tantos estímulos sociales que nos rodean.

Y aunque el conocimiento no tiene fin y esta disciplina es todo un mundo por descubrir, los beneficios del Yoga para tu cuerpo, mente y espíritu están muy claros. Una práctica muy sencilla que puede cambiar tu vida.

¡Atrévete y empieza a practicar conmigo! Te invito a comentar con tu propia experiencia sobre el yoga justo debajo en los comentarios.

Te leo, siempre. Namaste.

Claudia Arias
Claudia Arias

Cuando dejamos que la vida nos guíe, la magia aparece, y nada me hace más feliz que poder seguir compartiendo esto con vosotros.

descubre más
Blog de yoga

entradas relacionadas

"Conecta con tu lado más profundo y déjate sentir"